Asistencia a domicilio

Este fue el primer apostolado que ejercieron las primeras Siervas de Jesús.  

En la Asistencia a domicilio, la Sierva de Jesús va a la cabecera del enfermo impulsada por la caridad, permanece allí por la caridad y su fin es la caridad.

( Enfermera de Cristo pág. 117)

En este apostolado, las hermanas prestan, no sólo atención sanitaria a los enfermos, sino que también les atienden en sus necesidades prestándole asistencia espiritual: compadeciéndoles y animándoles a llevar su enfermedad.

Las hermanas son también una gran ayuda y apoyo para los familiares;  muchos enfermos son hospitalizados, falleciendo en los hospitales y centros, siendo las hermanas, en muchas ocasiones, su única compañía.

La noche tiene un sabor especial para contemplar a Cristo que yace en una cama, soy Sierva de Jesús y gozo con la escena de la Verónica a quién la tradición recuerda por haber limpiado el rostro sudoroso de Jesús, soy tan dichosa como ella pues también a mí me regala el poder hacerlo cada noche limpiando sudor, lágrimas, escuchando lamentos; todo un Dios baja hasta nuestra condición para identificarse con nosotros: "lo que hiciste a uno de estos mias humildes hermanos a mi me lo hiciste"
HNA. Mª GUADALUPE RAMIREZ HURTADO
Cuiden la salud del hombre entero, que es cuerpo y alma y tiene un destino eterno.
Santa María Josefa del Corazón de Jesús
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad