Hospitales y clínicas

En los hospitales, clínicas y sanatorios procurarán las Hermanas crear una auténtica comunidad hospitalaria, en la que colaborarán desinteresadamente con todos; animarán con sentido eclesial a esta comunidad, procurando que sus miembros adquieran conciencia de su pertenencia a la Iglesia. Tal animación será sólo posible si brota de una vida religiosa fundada en la unión íntima con Dios, pues no se puede anunciar el amor de Cristo sin vivirlo.

Caminamos en busca de llegar a crear auténticas comunidades hospitalarias, en las que, motivadas por el amor de Dios podamos transmitir a quienes nos rodean su presencia en medio de la enfermedad, del trabajo, de la colaboración interdisciplinaria que debe ir más allá de la burocracia, que debe aspirar a tener un ideal más trascendente que cualquier otro centro sin una clara ideología cristiana; porque nos movemos en un ámbito en el que los valores cristianos, los humanos y la ética adquieren una relevancia especial y de un marcado acento de compromiso eclesial que busca hacer presente el Reino de Dios en la atención integral del enfermo y su familia, el trabajo en equipo que transmita unión y colaboración por un bien común en favor de los enfermos, el bien corporal como puerta de entrada en sus vidas pero buscando siempre el bien espiritual y el poder llevarles a Dios. Los medios para lograr nuestro fin son de índole espiritual pero también humanos y no pocas veces también materiales. Es bueno ser conscientes de esta realidad y darnos cuenta de la necesidad de todo esto, pero que lo que en verdad marca la diferencia es y será siempre nuestra unión con el Señor, nuestra entrega alegre y generosa, nuestro sacrificio diario por amor a nuestros hermanos, porque nada puede importar más a la Sierva de Jesús que ganar almas para Dios.

El convencimiento de la necesidad de reestructurar, en algunos casos, nuestros planteamientos organizativos de toda la vida en aras de una mejor distribución de fuerzas nos llevarán a una vivencia más gozosa y dinámica en este campo de misión. Nuestras Clínicas y Hospitales son campo de misión porque para muchas personas serán la única oportunidad de contactar con una religiosa, el sacerdote capellán y unos signos religiosos, además de la experiencia de la enfermedad con sus interrogantes. El equipo de Pastoral estará muy atento para acompañar a los enfermos y sus familias en esos momentos. Nunca las tareas deben desplazar el fin primordial que es la atención espiritual a los enfermos. De ahí la necesidad de tener un Equipo de Pastoral que realice esta atención espiritual.

En los Hospitales, clínicas y sanatorios se procura dar a los enfermos una buena atención profesional, con las mejores técnicas sanitarias; se intenta crear auténticas comunidades hospitalarias, en las que, la atención a los enfermos sea lo más humana posible, manifestándolo a través de gestos y formas, tanto al recibirlos, como durante su hospitalización.

Nuestras Clínicas y Hospitales son campo de misión porque para muchas personas serán la única oportunidad de contactar con una religiosa, el sacerdote capellán y unos signos religiosos, además de la experiencia de la enfermedad con sus interrogantes. El equipo de Pastoral está muy atento para acompañar a los enfermos y sus familias en esos momentos

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad